Cómo Limpiar el Lavavajillas

  1. Inicio
  2. Hostelería Lavado
  3. Cómo Limpiar el Lavavajillas
lavavajillas-industriales

El lavavajillas es un electrodoméstico casi indispensable en nuestros días. Se puede extender la vida útil de un lavavajillas industrial si se le da un mantenimiento adecuado, entre las tareas que pueden realizarse, puede destacarse la limpieza regular del aparato. ¿Qué se consigue además de ello? Entre otras cosas, tu lavavajillas será más eficiente y consumirá menos electricidad. ¿Quieres saber saber cómo? En este post te traemos los mejores consejos para llevar a cabo un mantenimiento perfecto de tu lavavajillas, pero lo mejor es… ¡Son ecológicos y low cost! ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

¿Pensabas que un electrodoméstico que se encarga de dejar relucientes los objetos que te llevas a la boca debería estar limpio per se? Pues no. Hay muchas zonas en el interior de tu lavavajillas que acumulan suciedad conforme se usa, y que requieren un método de limpieza específico que vamos a contarte a continuación, se recomienda realizarlo al menos, una vez al mes.

¿QUÉ MATERIALES NECESITAS?

  • Vinagre Blanco
  • Bicarbonato de sodio
  • Zumo de Limón
  • Un trapo
  • Palillos de dientes
  • Cepillos de dientes

INSTRUCCIONES:

  1. Este proceso funciona mucho mejor si se realiza justo después de haber puesto el lavavajillas, ya que está húmedo y caliente. Lo primero que debes hacer es vaciar totalmente el aparato, retirando todas las bandejas, cestas o utensilios que traiga de fábrica.
  2. Comprueba que por todos los agujeros de los brazos giratorios pasa correctamente el agua. Para ello usa palillos (Siempre con cuidado de no dañar la superficie) para retirar cualquier resto o residuo que pueda provocar un atasco.
  3. Limpia todas las proximidades de la puerta. En algunos modelos de lavavajillas, esta parte queda  más sucia por culpa del agua, y hace que no se limpie tan a fondo como otras zonas más expuestas al lavado. Para llevarlo a cabo utiliza el cepillo junto con bicarbonato sódico o jabón y agua caliente.
  4. Limpia bien la parrilla o rejilla inferior que debe estar bajo el brazo giratorio. En esta zona puede que encuentres restos de comida que hagan que el lavavajillas desprenda mal olor. Si el modelo tiene filtro, retíralo y límpielo. Utiliza de nuevo para ello el cepillo y bicarbonato sódico o jabón y agua caliente.
  5. Limpia el sello de la puerta con el trapo empapado en vinagre y un poco de zumo de limón. Esto acabará con las bacterias y todas las manchas resecas que existan , todo ello sin perjudicar la flexibilidad del caucho. Recomendamos utilizar el cepillo por las zonas que sean más estrechas.
  6. Es el turno de la cesta de los cubiertos. Retírala y retira cualquier resto orgánico que pueda tener. Lo mejor para dejarla como nueva es introducirla en agua caliente con jabón y dejarla ahí toda la noche.
  7. Para eliminar depósitos de cal, pon el lavavajillas totalmente vacío, en un programa de ahorro energético o breve, con dos vasos de vinagre blanco en su interior. Para el lavado en la mitad del tiempo y deja que el vinagre actúe durante unos 20 minutos, después, finaliza el ciclo para aclarar.
  8. Si tienes moho u hongos, añade medio vaso de lejía en el fondo del lavavajillas y programa el ciclo completo de lavado. ¡OJO! No uses la lejía en tu lavavajillas si el interior es de acero inoxidable, ni tampoco mezcles nunca la lejía con el vinagre. 
  9. Es el turno del exterior. Limpia todos los botones y paneles. Rocía con una mezcla de limón, vinagre y agua caliente para ablandar cualquier tipo de de sociedad y desinfectar.

¡Y esto es todo! ¿No es para tanto verdad? Con pequeñas acciones sencillas, conseguirás que tu lavavajillas dure más tiempo, funcionando mejor y sin malos olores. Esperamos que este post te haya resultado útil, si es así, puede que te interesen otros de los que están disponibles en nuestro BLOG. Si tienes cualquier duda o necesitas ayuda sobre cualquier tipo de maquinaria de hostelería no dudes en ponerte en contacto con nosotros ¡Estaremos encantados de atenderte!


Menú